Síndrome de Godtfredsen

Sinoninima: Síndrome oftalmoneurológico en tumores nasofaríngeos. Síndrome neurológico en neoplasia del seno cavernoso.

Oftalmoplejía, más frecuente del par VI. Parálisis unilateral del nervio hipogloso y en la mayoría de los casos, anestesia o neuralgia del área del nervio trigémino.

Tumor maligno nasofaríngeo que toma el seno cavernoso, y hace metástasis en los nódulos linfáticos retrofaríngeos, compri- miendo los nervios del par XII, nunca en el canal del hipogloso.

Síndrome de Gerstmann-Sträussler-Scheinker

El síndrome de Gerstmann, también conocido como síndrome de Gerstmann-Sträussler-Scheinker es una enfermedad hereditaria rara, de evolución lenta y progresiva, con carácter neurodegenerativo y fatal que afecta normalmente a pacientes entre los 20 y los 60 años de edad, los cuales luego del aparecimiento de los síntomas tienen una expectativa de vida de aproximadamente 5 años. Ocurre en un individuo por cada 100 millones.
Continúa leyendo Síndrome de Gerstmann-Sträussler-Scheinker

Síndrome de Korsakoff

El síndrome de Korsakoff, también llamado síndrome de Wernicke-Korsakoff es un tipo de disturbio neurológico que se caracteriza por amnesia, desorientación y problemas oculares.

Causas del Síndrome de Korsakoff

La principal causa del síndrome es el alcoholismo, otras causas menos frecuentes son aquellas producidas por enfermedades que limitan la absorción de nutrientes, específicamente deficiencia de tiamina o vitamina B1; algunas situaciones y enfermedades que ocasionan la restricción de alimentos y absorción de nutrientes son:

-Cirugía de bypass gástrico, debido a la dificultad de cubrir todas las necesidades nutricionales con pequeñas porciones de alimento, si no se tiene una buena orientación nutricional después de la cirugía.

-Cáncer de colon, los dolores producidos por esta enfermedad pueden hacer que la persona no tenga deseos de alimentarse.

-Disturbios alimentares como anorexia y bulimia.

Síntomas del Síndrome de Korsakoff

En realidad, el síndrome está compuesto por dos dolencias distintas que pueden ocurrir al mismo tiempo; en general el paciente presentara en primer lugar síntomas de encefalopatía de Wernicke (sangrado en las partes inferiores del cerebro, incluyendo tálamo e hipotálamo); esas áreas del cerebro controlan el sistema nervioso y endocrino, el sangramiento causa daños cerebrales que se manifiestan por síntomas que involucran la vista, la coordinación y el equilibrio.

Los síntomas de la psicosis de Korsakoff tienden a aparecer a medida que los síntomas del síndrome de Wernicke disminuyen, si este último es tratado con rapidez y eficiencia, el síndrome de Korsakoff no se desarrollará. La llamada psicosis de Korsakoff ocurre debido a daño cerebral crónico, afectando las regiones del cerebro que controlan la memoria.

Los síntomas más notables del síndrome incluyen los siguientes:

  • Visión doble.
  • Parpado superior caído.
  • Movimientos oculares descontrolados (hacia arriba, abajo y de un lado hacia el otro).
  • Pérdida de coordinación muscular.
  • Confusión mental.
  • Amnesia para eventos que sucedieron después de iniciado el síndrome.
  • Dificultad en entender el significado de las informaciones suministradas.
  • Dificultad en colocar las palabras dentro de un contexto determinado.
  • Alucinaciones.
  • Relato de historias fantasiosas (confabulación).

Diagnóstico del Síndrome de Korsakoff

El diagnóstico del síndrome puede resultar difícil puesto que una de las características del mismo es la confusión mental, lo que dificulta la comunicación entre médico y paciente.

El diagnóstico será hecho por medio de la evaluación de los síntomas clínicos que indiquen deficiencia de vitamina B1, para lo cual se indicaran exámenes de sangre para medir los niveles de tiamina, así como los niveles de alcohol y aquellos necesarios para verificar la función hepática (debido a que el alcoholismo crónico puede dañar el hígado elevando los niveles de enzimas hepáticas).

También se realizará la evaluación nutricional del paciente, la cual incluirá los siguientes exámenes:
albumina en sangre: los niveles bajos de esta proteína indican deficiencias nutricionales y problemas renales o hepáticos.

Actividad de la transcetolasa: la baja actividad de tal enzima significa deficiencia de tiamina.

En determinados casos el médico podrá indicar exámenes de imagen, los cuales pueden mostrar daños característicos del síndrome, algunos de ellos son:

  • Electrocardiograma, para detectar anomalías antes y después de la administración de vitamina B1.
  • Tomografía computadorizada, que permite verificar lesiones cerebrales relacionadas con el síndrome.
  • Resonancia magnética nuclear, para examinar alteraciones cerebrales.

El médico también podrá recomendar exámenes neuropsicológicos para evaluar la gravedad de la deficiencia mental.

Tratamiento del Síndrome de Korsakoff

El tratamiento para el síndrome de Korsakoff debe ser iniciado inmediatamente se realiza el diagnóstico, la ejecución inmediata puede retardar o interrumpir el progreso de la enfermedad y hasta en algunos casos revertir las anomalías no permanentes del cerebro.

El tratamiento puede requerir de hospitalización para poder monitorizar al paciente y garantizar que el sistema digestivo esté absorbiendo la vitamina B1 administrada por vía endovenosa, de manera adecuada.
Las opciones de tratamiento para el síndrome pueden incluir:

  • Vitamina B1 vía endovenosa.
  • Vitamina B1 vía oral, para manutención luego del tratamiento inicial endovenoso.
  • Dieta balanceada para mantener de forma adecuada los niveles de vitamina B1 .
  • Tratamiento para el alcoholismo, ayuda con los problemas de abstinencia .

En un pequeño número de casos el tratamiento para la deficiencia de vitamina B1 puede provocar una reacción negativa, principalmente en pacientes alcohólicos. Tales reacciones pueden incluir síntomas de abstinencia del alcohol como insomnio, sudoración o alteraciones del humor; el paciente también puede manifestar alucinaciones, confusión mental y agitación.

Las tasas de mortalidad son elevadas cuando el síndrome no es tratado y la mayoría de las muertes ocurre como consecuencia de infecciones pulmonares, septicemia (infección generalizada) o daño cerebral irreversible.

Síndrome de Savant

El síndrome de savant o síndrome del sabio (por el origen de la palabra en francés), es un disturbio psíquico raro, donde la persona tiene dificultades serias para comunicarse, comprender lo que se le transmite y establecer relaciones interpersonales; sin embargo posee muchos otros talentos, principalmente aquellos que tienen que ver con su extraordinaria memoria.

Es común que se presente desde el nacimiento, y aparece con frecuencia en niños con autismo, sin embargo también puede desarrollarse en la edad adulta si se sufre de algún traumatismo cerebral o alguna virosis como la encefalitis.

Causas del Síndrome de Savant

Hasta ahora la causa del síndrome es desconocida, algunos investigadores piensan que es una condición congénita, puesto que la mayoría de las capacidades se manifiesta en la infancia, o es adquirida en los casos de lesión del sistema nervioso central.

Otros especialistas han hecho asociación entre el desarrollo de las habilidades extraordinarias con anomalías y alteraciones genéticas especificas, como por ejemplo aquellas asociadas al cromosoma 15, al igual que en el síndrome de Prader Willi.

Se ha encontrado que las habilidades desarrolladas son debidas a que se realizan los procesos mentales con hemisferios cerebrales distintos a los que utilizan las demás personas para procesar las informaciones. Pruebas de neuroimagen han llevado a formular hipótesis sobre la posibilidad de daño cerebral en el hemisferio izquierdo. De manera tal que un paciente del síndrome podría tener el hemisferio derecho más desarrollado y ser este el responsable de tales talentos.

Los pacientes del síndrome de Savant son producto entonces de alguna anormalidad en las conexiones de las neuronas, bien sea debido a problemas durante el desarrollo embrionario o por contusiones cerebrales después del parto, por lo que se piensa que es un padecimiento relacionado con el autismo, de hecho se considera un tipo especial de autismo, semejante al síndrome de Asperger que hace parte del espectro autista, pero menos profundo como trastorno.

Síntomas del Síndrome de Savant

Los principales síntomas del síndrome son elevadas habilidades en una o más áreas del conocimiento en contraste con un déficit en el funcionamiento de su capacidad de comunicarse y de la interacción con su entorno social; también algunos casos pueden presentar déficit intelectual moderado o alteraciones cognitivas.

Las personas que sufren del síndrome pueden tener talentos extraordinarios muy desarrollados. Generalmente las áreas del conocimiento en que se destacan son:

  • Memoria: la memorización es la capacidad más común en los casos del síndrome, siendo frecuente la facilidad para recordar horarios, listas telefónicas y hasta diccionarios completos.
  • Cálculo: elevada capacidad de hacer cálculos matemáticos complejos en pocos segundos, sin utilizar papel o cualquier aparato electrónico.
  • Habilidad musical: está extremadamente desarrollada, se puede ser capaz de reproducir una pieza musical entera después de escucharla solo una vez.
  • Habilidad artística: los pacientes presentan una excelente capacidad para dibujar, pintar o hacer esculturas complejas.
  • Lenguaje: consiguen comprender y hablar más de un idioma, se conocen casos que pueden manejar hasta 15 lenguas distintas.

La persona que presenta el síndrome de Savant puede desarrollar una o varias de estas capacidades, siendo las más comunes aquellas relacionadas con la memorización, cálculo y habilidad musical.

Diagnóstico del Síndrome de Savant

El diagnostico se hace con base en la identificación y definición de los síntomas y características del paciente, tanto de los retardos en el desarrollo como en las capacidades excepcionales que se presentan.

Normalmente se realiza durante la infancia por abordaje clínico y psicológico. Los niveles de coeficiente intelectual también son evaluados puesto que se tiene definido que las personas que padecen del síndrome de Savant tienen valores que varían entre 40, 70 y hasta 114 de QI.

Otras pruebas diagnosticas que se pueden realizar son electroencefalograma y resonancia magnética del cerebro que puede revelar si hay algún tipo de asimetría entre los ventrículos derecho e izquierdo del cerebro.

 

Tratamiento del Síndrome de Savant

El síndrome no tiene cura, pero el tratamiento ayuda a controlar los síntomas y a ocupar el tiempo libre del paciente, mejorando así su calidad de vida.

Generalmente el tratamiento del síndrome de Savant se realiza con terapia ocupacional para ayudar en el desarrollo de la capacidad extraordinaria del paciente; el terapeuta también puede ayudar a la persona a mejorar sus capacidades de comunicación y comprensión por medio de la utilización de esa capacidad.

Además de esto, puede ser necesario hacer el tratamiento del problema que llevó al surgimiento del síndrome, como traumatismos o autismo; por lo cual puede que se requiera de un equipo de varios profesionales de la salud para ayudar a mejorar la calidad de vida de los portadores del síndrome.

 

Síndrome de Sudeck o Síndrome Doloroso Regional Complejo

El síndrome de Sudeck se refiere hoy en día por decisión tomada en 1994, por la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) como síndrome doloroso regional complejo (SDRC), quedando abolidas todas sus anteriores denominaciones (distrofia simpático refleja, atrofia de Sudeck, síndrome hombro-mano, enfermedad del yeso, etc.).
Continúa leyendo Síndrome de Sudeck o Síndrome Doloroso Regional Complejo

Síndrome de Moebius

El Síndrome de Moebius consiste en un raro disturbio neurológico complejo, que se caracteriza por parálisis facial. La parálisis puede ser total (cuando no se consigue realizar ningún movimiento con los músculos del rostro), o parcial (cuando se pueden realizar algunos movimientos aunque reducidos). Se ven afectados los movimientos de los ojos y los de la cara que expresan emociones.

Causas del síndrome de Moebius

Las causas del síndrome aun no están claras, algunas investigaciones señalan que ocurre una deficiencia en la formación del nervio motor que inerva los músculos de la cara. Otras indican que hay ausencia de tejido muscular para la realización de los movimientos.

También existe la teoría que defiende que el síndrome sea hereditario, mientras otras proponen que la causa sea teratogénica (malformación originada durante el embarazo y causada por agentes químicos o físicos, así como por algunos medicamentos ingeridos por la madre).

Uno de los medicamentos que pudiera estar involucrado en la aparición del síndrome seria el misoprostol, también conocido comercialmente como citotec, que es utilizado para el tratamiento de ulcera gástrica y es usado de forma clandestina para provocar abortos. Cuando el aborto al consumir este medicamento, no ocurre el desarrollo del embrión se ve perjudicado y el niño puede nacer con el Síndrome de Moebius.

Síntomas del síndrome de Moebius

Las manifestaciones más frecuentes del Síndrome de Moebius incluyen:

  • Falta de expresión facial
  • Incapacidad para sonreír
  • Estrabismo
  • Ausencia de movimientos laterales de los ojos
  • Fisura de los parpados
  • Dificultad para cerrar los ojos y por ende resecamiento de la cornea
  • Debilidad muscular en la parte superior del cuerpo
  • Hipoplasia de mandíbula
  • Lengua pequeña o mal formada
  • Alteraciones de los dientes
  • Problemas de habla y auditivos
  • Malformaciones de extremidades como polidactilia y sindactilia (dedo extra y dedos unidos respectivamente)
  • Retardo mental
  • Hernia umbilical
  • Pies torcidos

Diagnóstico del síndrome de Moebius

El Síndrome de Moebius ha sido clasificado de dos formas:
Síndrome clásico: corresponde al 60 % de los casos y se caracteriza por parálisis bilateral completa o incompleta de los nervios facial y abducente.
Síndrome debido a otras anomalías: corresponde al 40% de los casos.

El diagnostico clínico puede ser realizado inmediatamente después del nacimiento, ya que se detecta una falta de expresión facial en el recién nacido, así como la ausencia de succión, teniendo que hacer alimentación asistida para el bebé.

También puede ser detectado el cierre incompleto de los parpados durante el sueño, conocido como fenómeno de Bell.

El paciente no presenta visión periférica como consecuencia del estrabismo, haciendo esto que el mismo haga movimientos constantes de rotación de la cabeza hacia los lados.

Como con muchas enfermedades raras, uno de los aspectos más frustrantes de quien presenta el síndrome es la falta de conocimiento del problema por parte de los profesionales del área medica, por causa de esto, muchos niños sin diagnosticados de forma correcta solo después de meses del nacimiento.

Las alteraciones de la expresión del rostro pueden ser confundidas muchas veces con otros síndromes y en el caso de una equivocación en el diagnostico, estos pacientes son sometidos a tratamientos incorrectos, y además de no conseguir desarrollarse adecuadamente pueden sufrir problemas psicológicos.

Tratamiento del síndrome de Moebius

El Síndrome de Moebius hasta el momento no tiene cura, el tratamiento que se realiza es con la intención de proporcionar una mejor calidad de vida al paciente, lo cual incluye procedimientos quirúrgicos (ortopedia y estrabismo), fisioterapia, fonoterapia y terapia ocupacional.

Puede recomendarse el uso de lágrimas artificiales, instrumentos para la alimentación y sellos oculares nocturnos.

Es necesario dar una atención especial a la cavidad bucal de estos pacientes, ya que  ellos son más susceptibles de desarrollar caries y enfermedades de las encías.
En el caso de alteraciones neurológicas, el neurólogo deberá recetar algunos medicamentos específicos para cada caso.

La cirugía plástica reconstructiva del rostro puede ser realizada en casos individuales; también puede considerarse la transferencia de nervio y musculo a las esquinas de la boca para proporcionar la facultad de sonreír.

 Vídeo-Documental sobre el síndrome de moebius

En el vídeo que mostramos a continuación, podemos ver como se realizan preguntas sobre el síndrome de moebius a gente de a pie, y el desconocimiento es absoluto. En extensión, es un documental que merece la pena ver para conocer mejor el síndrome en cuestión.

Espero que te haya gustado el artículo y si es así, que lo compartas en tu red social favorita. Toda aquella persona con síndrome de Moebius te lo agradecerá.

Síndrome de Horner

El Síndrome de Horner es una condición rara que se produce por una lesión del tracto simpático que hace parte del sistema nervioso autónomo, el cual a su vez es el que controla las funciones involuntarias del organismo (latidos cardiacos, movimientos musculares, intestinales, funciones oculares, etc.). Específicamente los nervios lesionados son los que viajan del cerebro para los ojos y el rostro.

El Síndrome de Horner por sí solo no es una enfermedad, por el contrario, es una señal de otro problema médico, como un accidente vascular cerebral, tumor o lesión de la medula espinal; en algunos casos sin embargo no hay causa aparente para el síndrome.

En este síndrome generalmente se ve afectado solo un lado del rostro, teniendo como síntomas principales la caída del parpado, disminución de la pupila y de la sudoración del lado del rostro afectado.

Causas del síndrome de Horner

El Síndrome de Horner puede ser de origen congénito o adquirido, sin embargo se considera que solo el 5 % de los casos son congénitos.
Son muy diversas las causas del síndrome, algunas de ellas son:

  • Lesiones del tracto simpático, en la región por donde pasan las vías simpáticas por el tronco cerebral, por la medula, en la salida de los nervios que van para la cara y los ojos y hasta en los propios nervios que cargan las fibras simpáticas para la cara saliendo desde la medula.
  • Lesiones como tumores o hemorragias cerebrales en el lugar de origen de la vía, en el hipotálamo o tálamo pueden causar el problema, pero no de forma aislada, esto es, siempre hay otros síntomas que sugieren problemas cerebrales.
  • Placas de esclerosis múltiple en la región del hipotálamo o medula también pueden causar el Síndrome de Horner.
  • Lesiones del tronco cerebral.
  • Lesiones de la medula, generalmente encima de la segunda vertebra torácica o dorsal.
  • Cirugías del cuello, de la cavidad torácica, laringe, pueden lesionar la cadena simpática y llevar a la aparición del síndrome.
  • Tumores localizados en el cuello, en la parte más alta del pulmón, la laringe, los ganglios linfáticos cervicales, lesiones de aorta o carótida.
  • Cirugías de la tiroides también pueden ser la causa del Síndrome de Horner.
  • Cefaleas muy intensas de característica unilateral, que duran entre 15 minutos y 3 horas (cefaleas en salvas).

Síntomas del síndrome de Horner

Las señales o síntomas del Síndrome de Horner generalmente ocurren en un solo lado del rostro y normalmente contemplan:

  • Caída del parpado superior (ptosis palpebral) y ligera elevación del inferior
  • Reducción de la pupila en el ojo afectado (miosis)
  • Transpiración disminuida o ausente en el lado afectado del rostro (anhidrosis)
  • Inyección conjuntival (ojo rojo)
  • Son raros los casos de Síndrome de Horner al nacer, no obstante en estas situaciones, el iris del ojo afectado puede ser de color más claro que el del otro ojo del bebé.

Diagnostico del síndrome de Horner

Para la realización del diagnostico del Síndrome de Horner, el médico debe hacer una evaluación completa del historial médico del paciente, así como realizar un examen físico completo.

Se debe realizar en forma primaria una prueba de dilatación de la pupila. Normalmente se observa que el paciente dilatará de forma más lenta que lo normal, para lo cual el médico colocará gotas de un medicamento en el ojo para forzar la dilatación de la pupila. La forma como el paciente responda al colirio ayudará a confirmar o negar el diagnostico del síndrome.

Si se llega a confirmar el Síndrome de Horner, probablemente se requieran otras pruebas para determinar la causa del mismo, algunas de estas pruebas pueden incluir:

  • Radiografía de tórax, para buscar algún tumor u otra condición que pueda estar afectando a los nervios simpáticos del rostro
  • Resonancia magnética nuclear de la cabeza, cuello y pecho para identificar tumores, señales de disección de la carótida, accidente vascular cerebral y cualquier otra condición que pueda afectar a los nervios simpáticos del rostro
  • Exámenes de sangre y de orina

Tratamiento del síndrome de Horner

En general no existe tratamiento específico para el Síndrome de Horner, este va a depender de la causa del mismo. Muchas veces el síndrome desaparece cuando una condición médica paralela que lo esté causando sea efectivamente tratada, por lo cual el tratamiento de los casos está dirigido a la erradicación de la enfermedad que produce el síndrome.

Vídeo síndrome de Horner en gato

En esta ocasión, y sin que sirva de precedente, os mostramos el caso de una gatita de 15 años con síndrome de Horner. Una vez entendamos lo que le sucede a este precioso animal, nos resultará sencillo aplicarlo al ser humano.

El síndrome de Bernard-Horner no es un síndrome grave, pero como hemos podido leer en el artículo, conviene erradicar la enfermedad que lo provoca y eliminar así esos molestos síntomas. Desde Síndrome D, te pedimos que compartas esta información en las redes sociales. El saber no ocupa lugar 🙂

Síndrome de Guillain-Barré

El síndrome conocido como Guillain-Barré, es una enfermedad del sistema nervioso (neuropatía) probablemente de carácter autoinmune, en el cual hay pérdida de la vaina de mielina (sustancia que recubre y protege los nervios) y de los reflejos tendinosos.

Se manifiesta básicamente bajo la forma de inflamación aguda de los nervios y a veces de las raíces nerviosas, produciéndose debilidad muscular generalizada y en casos más graves puede paralizarse hasta la musculatura respiratoria, impidiendo que el paciente respire llevándolo a la muerte.

El proceso inflamatorio y desmielinizante interfiere en la conducción del estimulo nervioso hacia los músculos y en algunos de los casos en el sentido contrario, esto es, en la conducción de los estímulos sensoriales hasta el cerebro.

Causas del síndrome de Guillain-Barré

En principio no se conoce una causa concreta del síndrome. No obstante en la mayoría de los casos, dos o tres semanas antes los portadores del mismo manifiestan una enfermedad aguda provocada por virus (citomegalovirus, Epstein Barr, virus de la gripe y de la hepatitis entre otros) o bacterias (principalmente Campylobacter jejuni, responsable de infecciones intestinales).

Una de las hipótesis existentes es que cualquiera de estas infecciones activa el sistema de defensas del organismo para producir anticuerpos contra los microorganismos invasores. Siendo que algunos virus y bacterias pueden tener proteínas similares a las presentes en la vaina de mielina, esto haría que el sistema inmune pueda crear anticuerpos contra estas proteínas, pasando así a atacar no solo al virus invasor sino también a la vaina de mielina.

Síntomas del síndrome de Guillain-Barré

El principal síntoma del síndrome de Guillain-Barré es la debilitación progresiva de los músculos, acompañada o no de alteraciones de la sensibilidad, que se manifiesta inicialmente en las piernas y puede producir perdidas de capacidad motora y parálisis por flacidez.

Con la evolución de la enfermedad la debilidad puede alcanzar el tronco, los brazos, el cuello y los músculos de la cara, orofaríngeos, respiratorios y los de la deglución.

Se tiene también aunque en un número de casos menor, que el comprometimiento de los nervios periféricos puede provocar síntomas como taquicardias, variaciones en la presión arterial, anormalidades en la sudoración, en el funcionamiento de intestinos y vejiga, control de esfínteres y disfunción pulmonar.

Es importante destacar que los síntomas disminuyen en el sentido contrario a como comienzan, o sea de la parte superior del cuerpo hacia abajo.

Diagnóstico del síndrome de Guillain-Barré

Los principales análisis que se deben realizar para obtener un diagnostico apropiado son, análisis de laboratorio del liquido encéfalo-raquídeo ya que involucra al sistema nervioso central, electroneuromiografía y evaluación clínica y neurológica general. Es importante establecer un diagnostico diferencial con otras enfermedades autoinmunes y neuropáticas como la poliomielitis o el botulismo ya que estos también pueden producir deficiencias motoras.

Tratamiento del síndrome de Guillain-Barré

No se conoce una curación específica para el Síndrome en cuestión, básicamente el tratamiento se enfoca en el combate de los síntomas y la minimización de los daños motores, con inyecciones de inmunoglobulinas (anticuerpos contra los auto-anticuerpos que atacan a la vaina de mielina) y plasmaféresis (filtración de los auto-anticuerpos atacantes), así como ejercicios de fisioterapia necesarios para mantener la funcionalidad de los movimientos.

Es importante señalar que el síndrome de Guillain-Barré debe considerarse como una emergencia médica que exige hospitalización desde la fase inicial, ya que si por ejemplo los músculos de la cara son afectados (lo que puede ocurrir rápidamente), el paciente puede requerir intervención con ventilación mecánica para tratar la insuficiencia respiratoria que puede darse.

En líneas generales la enfermedad evoluciona rápidamente y alcanza su punto máximo de gravedad entre la segunda y tercera semana y puede ir disminuyendo muy despacio. gracias a que la vaina de mielina de los nervios periféricos es capaz de regenerarse, el paciente se pueda considerar curado normalmente después de 3 meses de tratamiento, pero en líneas generales la mayoría de los pacientes recupera todos sus movimientos después de un año de comenzada la enfermedad.

Finalmente es importante destacar las siguientes características del síndrome: es una enfermedad rara que suele ocurrir en promedio en una persona por cada 100 mil. La mortalidad es considerada baja, de aproximadamente el 5 %. Entre el 5 y el 10 % de los pacientes presentará síntomas motores incapacitantes, por lo que requerirán ayuda para volver a caminar.

Entre los criterios asociados al riesgo de tener secuelas están el tener una edad de más de 50 años, la velocidad de avance de la parálisis o de la debilidad (menos de una semana), la necesidad de ventilación mecánica y el cuadro de diarrea anterior al aparecimiento del síndrome.

Se conocen algunos casos aislados en los cuales se puede atribuir la enfermedad a vacunas como las de la gripe y la meningitis, sin embargo no hay nada definitivo que pueda probar que estas son causantes directas, lo único comprobado es que las vacunas son esenciales, por lo tanto no deben ser obviadas.

(VIDEO) Explicación del Doctor

En este vídeo el Dr. Manuel Rodríguez Yañez de la mano del servicio gallego de salud, nos trae una brillante explicación acerca de esta enfermedad.

Desde Síndrome De, deseamos que nadie desarrolle este síndrome tan agresivo para el organismo; pero si así fuese, recuerda que no estás solo, y hay excelentes profesionales que te ayudaran a superar esta rara enfermedad.