Síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger es un trastorno neurobiológico clasificado en la categoría de los trastornos generalizados del desarrollo. Se consideró durante muchos años, una condición estrechamente relacionada con el autismo.

En mayo de 2013, sin embargo, se puso en marcha la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V), que trajo algunos cambios importantes, entre ellos los nuevos diagnósticos y cambios de nombres de enfermedades y condiciones que ya existían.

El Síndrome de Asperger y el autismo, se han unido a un nuevo concepto que los engloba, llamado Trastorno del Espectro Autista (TEA). Con esta nueva definición, el síndrome se considera, por lo tanto, una forma leve de autismo. Por lo tanto, los pacientes son diagnosticados sólo en grados, por lo que el diagnóstico es más completo.

El Trastorno de Espectro Autista se define por la presencia de “déficits persistentes en la comunicación social y la interacción social en múltiples contextos, en la actualidad o en un pasado”, según el DSM-V.

El síndrome de Asperger, sólo recientemente, ha sido reconocido como un trastorno del espectro autista, el número exacto de personas con la enfermedad todavía no es exacta. Las estimaciones muestran que la aparición de la enfermedad puede ser más común de lo que se creía anteriormente: uno de cada 250 niños son aparentemente diagnosticados con el síndrome. Otros números de los Estados Unidos muestran que la incidencia de la enfermedad puede ser mucho menor (alrededor de uno de cada diez mil niños, aproximadamente).

Causas del síndrome de Asperger

La causa exacta del síndrome de Asperger y el Trastorno del Espectro Autista, aún no se conoce. Los científicos, por otro lado, creen que una anormalidad en el cerebro de los niños que la sufren, puede ser la causa más probable.

Otras enfermedades como la depresión y el trastorno bipolar, también pueden estar relacionados con el síndrome de Asperger y el Trastorno del Espectro Autista.

Contrariamente a lo que algunas personas suelen pensar, el síndrome de Asperger no es causado por la privación emocional o una forma específica en que los padres educan a sus hijos.

Síntomas del Síndrome de Aperger

Los síntomas del síndrome de Asperger pueden variar de persona a persona, y también variar en intensidad y gravedad. Los síntomas comunes incluyen:

Problemas con las habilidades sociales

Los niños con síndrome de Asperger a menudo tienen dificultades para interactuar con los demás y con frecuencia se comportan extrañamente en situaciones sociales. Quién tiene la enfermedad generalmente no hace amigos con facilidad porque tienen dificultad para iniciar y mantener una conversación.

Conductas excéntricas o repetitivas

Los niños con esta condición pueden desarrollar un tipo de comportamiento anormal, que implica movimientos repetitivos y extraños, como el giro de la mano o los dedos.

Prácticas y rituales inusuales

Un niño con síndrome de Asperger puede desarrollar rituales que él o ella se niegan en redondo a cambiar, ya que debe vestirse en un orden específico, por ejemplo.

Las dificultades de comunicación

Las personas con este trastorno por lo general no hacen contacto visual al hablar con alguien. Pueden tener problemas para utilizar las expresiones faciales y gestos, y pueden tener dificultad para entender el lenguaje corporal y el lenguaje en un contexto determinado y tienden a ser muy literal en el uso del lenguaje.

Pocos intereses, pero vividos intensamente.

El niño con el síndrome de Asperger puede desarrollar un intenso interés, casi obsesivo en algunas actividades y áreas como deportes, el tiempo, o incluso mapas.

Los problemas de coordinación

Los movimientos de los niños con síndrome de Asperger pueden parecer incómodo o embarazoso.
Skilled o talento

Muchos niños con síndrome de Asperger son excepcionalmente inteligente, talentoso y especializado en un área en particular, como la música o las matemáticas.

Diagnóstico del Síndrome de Asperger

Los diagnósticos en psiquiatra, siguen en gran medida las recomendaciones del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM, por sus siglas en Inglés). De acuerdo con la última versión publicada, que incluyen el autismo y Asperger, ahora sólo hay dos grupos de síntomas necesarios para la contracción, junto con un pediatra, pueden realizar el diagnóstico. Antes había tres. Ahora, los síntomas de la interacción social y comunicación se agruparon en un grupo. Echa un vistazo:

Los déficits de comunicación / interacción social

Los déficits en las interacciones sociales recíprocas, los déficits en los comportamientos no verbales, la dificultad para desarrollar y mantener conversaciones, diálogos y relaciones.
La presencia de un patrón repetitivo y actividades restrictivas, los intereses y el comportamiento.

Estereotipias (ecolalia, por ejemplo), la insistencia en una actividad específica, la estricta adherencia a las rutinas, restringidos e intereses inusuales, hiperactividad o hipo-reactividad a los estímulos sensoriales.
Por otra parte, una de las preguntas que todavía impregna el cambio tuvo lugar en el DSM es la estrategia para los pacientes ya diagnosticados de acuerdo con los criterios anteriores, o antes si las personas diagnosticadas con TEA deben ser reclasificadas o se mantendrá el diagnóstico .

Tratamiento para Síndrome de Asperger

En este momento, no existe cura para el síndrome de Asperger, pero la terapia puede mejorar el funcionamiento y reducir los comportamientos indeseables. El tratamiento puede incluir una combinación de los siguientes:

-La educación especial: Educación que está estructurada para satisfacer las necesidades educativas únicas del niño
-La modificación del comportamiento: Esto incluye estrategias para apoyar la conducta positiva y la disminución de los problemas de comportamiento.
-Discurso, o terapia ocupacional, física: Estas terapias están diseñadas para aumentar las capacidades funcionales del niño.
-Terapias de habilidades sociales: Dirigido por un psicólogo, consejero, logopeda, o trabajador social, estas terapias son formas invalorables para construir las habilidades sociales y la capacidad de leer las señales verbales y no verbales que a menudo carecen de las personas con síndrome de Asperger.
-Medicamentos: No existen medicamentos para tratar el síndrome de Asperger en sí, pero se pueden usar medicamentos para tratar síntomas específicos, como ansiedad, depresión, hiperactividad y comportamiento obsesivo-compulsivo.

Trailer de un documental sobre Asperger

Os traemos un trailer de un documental muy recomendado sobre el síndrome de Asperger. Testimonios, reflexiones, y deseos de personas con Asperger.

Aquellas personas que padecen el Síndrome de Asperger no están solos, y para ello lo demostramos una vez más compartiendo esta valiosa información con aquellas personas que todavía no la conocen. Siempre es mejor ayudar desde el conocimiento 🙂

Síndrome de Tourette

El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico que se caracteriza por la realización excesiva de tics en la persona que lo padece; es decir, una serie de movimientos repetitivos e involuntarios, o incluso de carácter sonoro que escapan del control de la persona.

Se pueden observar los primeras síntomas de síndrome de Tourette, a partir de la niñez.

Síntomas del Síndrome de Tourette

Es común encontrarnos con 2 tipos de niveles en el síndrome de tourette; desde síntomas leves, que se caracterizan por movimientos repetitivos, breves y repentinos (tics). Algunos de los tics simples más comunes podrían ser gestos oculares poco comunes, faciales, parpadeos, muecas, sacudida/encogimiento de cabeza y hombros.

Y luego nos podríamos encontrar con tics más complejos, que se caracterizan por combinar varios gestos corporales, faciales o vocales, como: saltos, muecas faciales combinadas con gestos corporales, sonidos espetados a la par que se realiza un gesto o movimiento corporal/facial, etc.

Estos tics pueden empeorar en el momento que el paciente sufra de problemas nerviosos, como ansiedad o se excite; y sin embargo, dichos síntomas tienden a atenuarse cuando la personas realiza actividades calmadas o relajantes.

Diagnóstico del síndrome de Tourette

El Síndrome de Tourette tiene un fácil diagnóstico, ya que con observar los síntomas del paciente durante un mínimo de un año y su historial familiar, se puede llegar a tal diagnóstico. Se pueden realizar pruebas o tests con neuroimágenes, o diferentes pruebas en la sangre, de tal manera que se puedan excluir otras opciones de diagnóstico diferente al Síndrome de Tourette. No existe ningún tipo de prueba sanguínea o de laboratorio que sea capaz de diagnosticar este trastorno neurológico.

Tratamiento del síndrome de Tourette

El síndrome de Tourette no tiene cura, pero se puede controlar a través de la terapia cognitivo-conductual, es decir, la formación del paciente para controlar las sensaciones premonitorias y tics con el fin de responder a ellas con una reacción voluntaria físicamente incompatible con dichos tics . En otras palabras, una inversión hábitos de tratamiento.

Otra forma de tratamiento es a través de los fármacos antipsicóticos. Ayudan en la reducción de la intensidad de los tics. En tics, la toxina botulínica (Botox) también se utiliza. Algunos expertos sostienen que, excepcionalmente, se puede indicar el tratamiento quirúrgico con la estimulación cerebral profunda, que se aplica en ciertas áreas del cerebro.

Insultos en Síndrome de Tourette

El número de casos de esta enfermedad ha ido en aumento, probablemente como resultado de la difusión de información sobre el síndrome entre los equipos de salud. Si usted nota que su hijo tiene algún tipo de movimiento involuntario, especialmente en las primeras etapas de la vida, asegúrese de consultar a un médico. Sólo él puede identificar si su hijo es portador del síndrome de Tourette, o si sólo tiene tics comunes.

Si conoces a alguien que tiene el síndrome de Tourette, entenderás que las conductas no son voluntarias o maliciosas. Actitudes características como las impulsivas, agresividas e incluso auto-destructivas se dan en muchos pacientes con este trastorno. La realización de movimientos bruscos e involuntarios, hablando obscenidades (insultando) o repetir palabras inmediatamente después de oírlas puede resultar estresante no sólo para la gente cercana, sino también para aquellos que tienen el síndrome.

El cine ha retratado la vida de aquellos que sufren de síndrome de Tourette. Basado en una historia real, la película “Front of the Class” o “El líder de la clase” cuenta el drama de un hombre que desafió a todos a convertirse en un excelente profesor familiar. Vale la pena echarle un vistazo.

Vídeo sobre síndrome de Tourette

Un mini-documental sobre el síndrome de tourette, que demuestra que no hay nada que se interponga entre los deseos de una persona y su consecución. Evidentemente, no es sencillo, pero es alcanzable.

Como siempre, desde síndrome D, apoyamos a toda aquella persona que padezca, en este caso, el síndrome de Tourette.

Comparte este artículo para seguir dando a conocer esta y otras enfermedades que a menudo desconocemos. La gente que padezca el síndrome de Tourette te lo agradecerá 🙂