Síndrome de Kleine-Levin

El síndrome de Kleine-Levin es un desorden raro que se caracteriza por la necesidad de cantidades excesivas de horas de sueño. La persona que lo padece puede dormir hasta 20 horas diarias y normalmente esas personas ingieren mas comida de la necesaria por lo cual a veces se produce obesidad.

Causas del Síndrome de Kleine-Levin

Las causas del síndrome son desconocidas. Hay divergencias en cuanto al origen del síndrome, algunos investigadores sostienen que es causado por predisposición de tipo hereditaria, mientras otros creen que puede ser producto de alguna enfermedad autoinmune de origen viral, ya que en la mayoría de los casos comienza luego de una infección viral (semejante a un síndrome gripal), con fiebre y amigdalitis.

Síntomas del Síndrome de Kleine-Levin

El síndrome está caracterizado por una trilogía de síntomas, que son:

  • Hipersomnia (tanto diurna como nocturna): sueño excesivo, constante e involuntario; los episodios de sueño pueden estar precedidos por una fase prodrómica que dura entre 1 y 3 días con malestar, cefalea y letargia. Los ataques de somnolencia surgen y terminan repentinamente y duran de días hasta semanas, la persona duerme por periodos de hasta 20 horas seguidas y los intervalos de normalidad entre los ataques de sueño pueden durar semanas, meses y hasta años.
  • Hiperfagia: necesidad irresistible de ingerir comida en exceso, sin realmente tener hambre; con predilección hacia dulces y chocolates, esta necesidad puede no estar presente en todos los ataques de sueño.
  • Hipersexualidad: impulso desmedido por mantener cada vez más relaciones sexuales. Se presenta en aproximadamente 1/3 de las personas que padecen del síndrome, siendo más frecuente en hombres. Se da acompañada por una marcada desinhibición social.

A estos síntomas se les puede añadir irritabilidad, apatía y humor eufórico que es el más frecuente, donde el individuo durante las horas que no está durmiendo puede estar cantando, inquieto y en líneas generales con una labilidad emocional fuerte que puede devenir en estados depresivos.

Algunos pacientes pueden presentar ideas delirantes, persecutorias y alucinaciones visuales, así como estados de confusión mental leve.
Después de los episodios de sueño puede ocurrir una amnesia, normalmente parcial, que involucra los hechos ocurridos durante el ataque. Casi todos los pacientes son normales entre los episodios, no obstante algunos presentan alteraciones del humor y problemas como facilidad para olvidar.

Se considera una perturbación de carácter crónico, con una duración variable (alrededor de 8 años), paroxística (con periodos críticos que pueden durar hasta 10 días y que se repiten de 3 a 4 veces por año).

Es un padecimiento bastante limitante, tanto para las labores intelectuales del paciente como para su vida profesional y social. Existen divergencias en cuanto a la edad en la que se puede manifestar el síndrome, generalmente ocurre el primer episodio durante la adolescencia, sin embargo en algunos casos se han registrado casos que manifiestan los primeros síntomas durante la segunda década de vida.

Diagnóstico del Síndrome de Kleine-Levin

Básicamente el diagnostico del síndrome es clínico. Durante el “ataque” suele realizarse una prueba para determinar si hay trastornos del sueño (polisomnografía), la cual puede mostrar una disminución del sueño de ondas lentas, con múltiples episodios de despertar a partir de la segunda fase. El test de latencia múltiple de sueño (TLMS), que se usa para valorar la tendencia del paciente para dormirse en un ambiente tranquilo puede evidenciar un sueño REM de comienzo tardío.

Tratamiento del Síndrome de Kleine-Levin

Hasta la fecha no existe un tratamiento definitivo para el síndrome de Kleine Levin, se recetan a los pacientes estimulantes que disminuyen el sueño excesivo.

En vista de la dificultad para su diagnóstico, muchos pacientes son diagnosticados de forma errónea con bipolaridad, esquizofrenia, depresión etc., y comienzan a ser medicados de forma fuerte con antidepresivos, y otro tipo de medicamentos que no son efectivos para el síndrome.

En casos aislados se han utilizado algunos fármacos que mostraron ser beneficiosos para la somnolencia (amantadina al principio de las crisis); señales psicopáticas (risperidona); angustia (ansiolíticos) y litio en situaciones de crisis repetitivas.

Los principales consejos que deben seguir los pacientes del síndrome, son: no manejar cualquier tipo de vehículo, no ingerir bebidas alcohólicas y si se presentan síntomas de depresión evitar estar solo.

Con el pasar del tiempo los episodios del síndrome tienden a ser menos intensos y más espaciados y en la mayoría de los pacientes finalizan después de los 30 años de edad.

Síndrome de Dress

El síndrome es el acrónimo de “drug reaction with eosinophilia and systemic symptoms” lo que se denomina en español como Síndrome de hipersensibilidad a medicamentos con eosinofilia y síntomas sistémicos. Dicho síndrome es una reacción adversa rara y grave a medicamentos cuyas principales características son fiebre, problemas de órganos internos, cambios en la textura y color de la piel (rash) y puede llegar a ser potencialmente fatal.

Causas del Síndrome de Dress

Aún y cuando diversos medicamentos puedan desencadenar el síndrome, el mismo es desencadenado principalmente por anticonvulsionantes aromáticos (Fenitoína, fenobarbital y carbamazepina) y sulfonamidas.
Los mecanismos fisiopatológicos del síndrome de Dress no son totalmente claros, al parecer están involucrados aspectos metabólicos de las drogas que lo causan, así como eventos de tipo inmunológico desencadenados por las mismas.

La incidencia del síndrome entre los familiares de primer grado del paciente es elevada y la condición puede ser desencadenada también por una infección viral. También se sabe que algunos de los pacientes que sufren del síndrome tienen una incapacidad genética de depurar los productos metabólicos tóxicos del oxido arenoso contenido en los medicamentos anticonvulsionantes aromáticos.

Síntomas del Síndrome de Dress

En líneas generales el síndrome no es de ocurrencia común y menos aún en niños. Las características del síndrome son de tipo sistémicas y se manifiesta principalmente por alteraciones hematológicas, exantemas (erupción cutánea rojiza, pudiendo ser elevada o no) y otro tipo de erupciones cutáneas y mucosas extensas y graves, hepatitis y otras afecciones como nefritis, carditis, neumonitis, serositis y adenopatías generalmente dolorosas y generalizadas.

Los exantemas progresan desde el tronco y extremidades superiores hacia las inferiores y suelen evolucionar hacia lesiones infiltrativas, purpúricas y descamativas.

Las vesículas que se pueden formar no necrosan y pueden aparecer manchas rojizas y ulceraciones de la mucosa bucal.

El síndrome se presenta con fiebre, eosinofilia acentuada (con valores que a veces se sitúan sobre los 20.000 eosinófilos/mm3), leucocitosis (pueden estar inclusive sobre los 50.000 leucocitos/mm3) y leucocitos atípicos.

Generalmente las manifestaciones del síndrome ocurren luego de algunas semanas después de haberse iniciado la administración del medicamento causante.

Diagnostico del Síndrome de Dress

Es esencial un diagnostico rápido y preciso. A veces el diagnostico se hace difícil debido a la variabilidad de presentación clínica del síndrome puesto que hay cuadros que se presentan de forma incompleta o de manera atípica. Por lo cual se debe realizar un diagnostico diferencial con otras enfermedades que presentan síntomas parecidos como el linfoma o la mononucleosis.

La determinación del medicamento que pudo ser el causante del síndrome de Dress es en la mayoría de los casos tarea muy difícil, principalmente en pacientes sometidos a medicación múltiple. La misma generalmente se realiza por medio del raciocinio clínico con el apoyo en criterios cronológicos y, cuando es posible, en análisis clínicos, que incluyen pruebas cutáneas y de laboratorio como son los test de activación linfocitaria (pruebas in vitro que permiten evaluar la activación de linfocitos T muy específicos en respuesta a la exposición a un determinado fármaco) y el test inmunológico ELISpot (enzyme-linked immunospot). Tales pruebas pueden auxiliar en la confirmación del síndrome con base en criterios clínicos y así identificar también al agente causal, permitiendo de tal forma limitar el número de fármacos administrados y evitar recaídas.

Además de los síntomas clínicos, se debe hacer un examen histopatológico de la piel, el cual mostrará un infiltrado linfocitario. Los eosinófilos pueden estar o no presentes.

Tratamiento del Síndrome de Dress

El síndrome requiere de un tratamiento rápido y preciso, se deben suspender los medicamentos y proceder a la administración de corticoides de forma sistémica.

En algunas situaciones el corticoide puede ser asociado a inmunoglobulina intravenosa y a antivirales.
Además de interrumpir la medicación causante del síndrome, se deben tomar medidas de soporte y hacer el monitoreo de la función hepática, renal, cardiaca y tiroidea, así como de cualquier otro órgano comprometido.

Si el síndrome se trata de forma correcta e inmediata el mismo es reversible. La tasa de mortalidad del síndrome es de aproximadamente 10 %. Se ha postulado una relación probable entre una reacción aguda y el posterior desarrollo de linfoma, aun después de varios años, sin embargo es una discusión que aun se debate entre los especialistas, no hay nada definitivo en cuanto a esto.

Síndrome de Barrett

También conocido como esófago de Barrett, es un síndrome grave relacionado con el reflujo de las secreciones gástricas en el estomago; en el síndrome de Barrett las paredes de la parte final del esófago cambian de color y de espesor, en un intento del organismo de mantenerse protegido de la acidez que se da en el estomago; tales alteraciones pueden evolucionar y transformarse en cáncer de esófago si no es debidamente tratado.
Sigue leyendo Síndrome de Barrett

Síndrome del choque tóxico

El síndrome de choque tóxico puede tornarse muy grave e inclusive mortal, es muy poco frecuente. Es un envenenamiento ocasionado por las toxinas producidas por la bacteria Staphylococcus aureus. Es de suma importancia que el síndrome sea diagnosticado de forma precoz para poder ser tratado con éxito.

Causas del síndrome de Choque Tóxico

Una de las causas más comunes para el desarrollo del síntoma es por el uso de tampones durante el periodo menstrual, sin embargo no es la única forma de adquirir el síndrome, éste se ha asociado también a varias infecciones después de cirugías, picaduras de insectos, quemaduras, etc.

El Staphylococcus aureus es un microorganismo que como muchas otras bacterias se encuentra de forma natural en personas saludables, habitualmente en la piel, nariz, axilas y vagina, se sabe que aproximadamente un tercio de la población tiene esa bacteria en su cuerpo sin que eso represente un problema de salud.

La mayoría de las cepas del Staphylococcus aureus no producen toxinas que puedan ocasionar el síndrome, solo determinadas cepas lo producen. Además, la presencia de una estirpe generadora de las toxinas, a pesar de ser necesaria para el desarrollo del síndrome, no es suficiente. Lo más importante para la generación y desarrollo del síndrome es la ausencia de anticuerpos contra las toxinas que produce la bacteria.

El síndrome de choque tóxico puede manifestarse tanto en mujeres como en hombres e inclusive en niños. El desarrollo del mismo es más probable en niños y jóvenes que en ancianos, en parte debido a que la existencia de anticuerpos contra las toxinas que provocan el síndrome depende en gran parte de la edad.

Aproximadamente la mitad de los casos que se han detectado del síndrome, ocurrieron producto de infecciones ocasionadas por quemaduras, picaduras de insectos o intervenciones quirúrgicas. La otra mitad ha sido detectada en mujeres en fase de menstruación, lo cual se ha asociado al uso de tampones.

Las causas de la relación entre el uso de tampones y el desarrollo del síndrome no están claras aun, lo que se ha encontrado es una asociación directa entre el grado de absorción del tampón y el riesgo de contraer el síndrome, por lo cual siempre se recomienda usar los tampones con el menor grado de absorción posible.

No se han encontrado evidencias que comprueben que el material utilizado en la fabricación de tampones favorezca la producción de toxinas que ocasionan el síndrome. Ni tampoco que los tampones sean portadores de la bacteria o que incrementen el crecimiento de la misma en el interior de la vagina.

Síntomas del Síndrome de Choque Tóxico

Los síntomas del síndrome son iguales a los de una gripe, pero evolucionan rápidamente hacia una enfermedad grave de consecuencias que inclusive pueden ser fatales.
Hay una serie de señales que pueden alertar hacia la posible existencia del síndrome, estas son:

  • Fiebre alta (igual o mayor a 39 ºC), que comienza repentinamente
  • Confusión
  • Convulsiones
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Tensión arterial baja
  • Falla hepática y renal
  • Irritaciones de la piel semejantes a quemaduras ocasionadas por el sol
  • Dolores musculares
  • Dolor de garganta
  • Desmayo o sensación de desmayo al levantarse de la cama
  • Descamación de la piel de las palmas de las manos o plantas de los pies, que se inicia después de 1 a 2 semanas de comenzada la irritación cutánea (esto en estados avanzados del síndrome)
  • Diagnóstico del Síndrome de Choque Tóxico

Normalmente el diagnostico del síndrome se realiza con base en los síntomas presentados por el paciente, en un examen físico y evaluación de análisis de sangre y orina solicitados para detectar la presencia de bacterias relacionadas con el síndrome.

También se suelen pedir exámenes sanguíneos para verificar la función hepática y renal y en el caso de mujeres muestras del cuello uterino y vagina.

Tratamiento para el Síndrome de Choque Tóxico

Después de realizado un diagnostico precoz del síndrome, este puede ser tratado de forma eficaz con rehidratación y antibióticos principalmente, va a depender de los síntomas.

El síndrome se debe considerar como una emergencia clínica donde muchas personas requieren de hospitalización para su monitorización y administración de antibioticoterapia vía endovenosa.

Dependiendo de la causa del síndrome se llevará a cabo el protocolo de tratamiento, por ejemplo, si el choque tóxico es causado por una esponja vaginal o un tampón, el médico indicará la remoción del objeto; si es por una herida abierta o herida quirúrgica, se procederá al drenaje de pus o sangre de la herida para ayudar a eliminar más rápidamente la infección.

Otros tratamientos posibles incluyen la aplicación de medicamentos para estabilizar la presión arterial; el uso de fluidos vía endovenosa para evitar deshidratación; inyecciones de gammaglobulina para impedir inflamaciones y ayudar a reforzar el sistema inmune.

Con un diagnostico a tiempo y un tratamiento adecuado, existe una elevada probabilidad de recuperación exitosa.

Síndrome de Costen

El síndrome de Costen se puede definir como el conjunto de señales y síntomas auditivos en pacientes que son portadores de disfunción temporomandibular, se caracteriza por una sensación de plenitud auricular (oído tapado), hipoacusia (audición baja), otalgia (dolor en el oído) y vértigos.

El síndrome se presenta principalmente en personas del sexo femenino y después de los 40 años de edad.

Fue presentado a la comunidad científica en el año 1934 con los estudios de Costen y a partir de estos se discutió la hipótesis de la posible conexión directa entre las disfunciones en la articulación temporomandibular y la sintomatología auditiva del síndrome.

Causas del síndrome de Costen

Los desordenes de tipo temporomandibulares se refieren a conjunto de condiciones clínicas y odontológicas que afectan la articulación temporomandibular (que está localizada frente a los oídos y conecta la mandíbula al cráneo), y/o los músculos de la masticación, así como también las estructuras de la cara, relacionadas con el complejo maxilomandibular.

Algunos estudios de tipo embriológico han sugerido que el origen común de la mandíbula y los pequeños huesos del oído medio en el cartílago de Meckel explicarían la asociación entre los desordenes temporomandibulares y los disturbios de la función auditiva.

También se ha sugerido que deficiencias nutricionales, disturbios metabólicos y los efectos adversos del uso de drogas son factores importantes en la génesis del síndrome.

Síntomas del Síndrome de Costen

Debido a que el síndrome tiene como consecuencias el funcionamiento de forma anormal de la articulación temporomandibular, los ligamentos, músculos de la masticación, huesos maxilares, dientes y estructuras de soporte dental; los síntomas principales van de la mano con hábitos comunes como el apretamiento dental, bruxismo, morder objetos extraños, roer las uñas, masticar chicles, postura inadecuada de la cabeza, asegurar el teléfono con la quijada o factores comunes como estrés, depresión y ansiedad.

Los síntomas principales del síndrome son los siguientes:

  • Dolor facial
  • Dolor de la mandíbula, cuello, hombro y/o costillas
  • Dolor en las articulaciones o rostro al abrir o cerrar la boca (masticar o bostezar)
  • Jaquecas (por tensión)
  • Inflamación al lado de la boca o de la cara en general
  • Mordida que se siente incómoda, fuera de lugar
  • Apertura limitada o incapacidad para abrir la boca de manera confortableDesvío lateral de la mandíbula
  • Ruidos articulares y dolor de oído
  • Sordera momentánea
  • Oído tapado
  • Vértigos o zumbidos
  • Glosodinia (ardor en la lengua)
  • Neuralgia glosofaríngea (dolor de la parte trasera de la lengua)

Diagnostico del Síndrome de Costen

El diagnostico del síndrome de Costen, se realiza en función de varios síntomas, probando la amplitud de los movimientos de la mandíbula, auscultando los ruidos articulares, examinando el engranaje de los dientes, palpando las articulaciones y los músculos de la cara y cabeza.

El cirujano bucal debe obtener del paciente las informaciones sobre los motivos que le causan el dolor y otros síntomas, traumas, hábitos orales, tratamientos médicos y dentales previos.

Los instrumentos que frecuentemente se utilizan para elaborar un diagnostico del síndrome son:

-Radiografías (normales o panorámicas), son útiles para evaluar los cambios morfológicos y los procesos degenerativos producidos por el síndrome.

-Tomografía lineal, permite mejor visualización que las radiografías convencionales, debido a que muestra la articulación en forma de rebanadas.

-Tomografía computadorizada, muestra los pequeños detalles del hueso con una dosis de radiación mínima.

-Resonancia magnética, produce imágenes precisas y con mucho detalle del tejido blando.

-Artotomografía, permite el estudio funcional y posicional de la articulación inclusive del disco articular, es una herramienta de diagnostico muy precisa.

-Electromiografía de superficie, detalla con precisión las estructuras afectadas, permite localizar las contracciones musculares.

Tratamiento del Síndrome de Costen

Para el tratamiento del síndrome se recomienda que las terapias iniciales de los pacientes sea conservadora, no invasiva y reversible.

Algunos protocolos de terapia alternativa tienen efecto periférico, como son la aplicación local de frio o calor, ejercicios de la mandíbula, auto masaje, compresión e inyección de los puntos gatillo, mientras que otras terapias actúan de manera central, como el relajamiento y la acupuntura.

El mecanismo por medio del cual la acupuntura trabaja en estos casos se basa en el hecho de que la introducción de la aguja en puntos específicos de los meridianos energéticos genera un estimulo en las terminaciones nerviosas de los músculos, lo que es enviado en forma de señales al sistema nervioso central, donde se reconocen y traducen a diferentes niveles, como son:

Nivel hipotalámico, en donde se activa el eje hipotálamo-hipófisis produciendo la liberación de endorfinas (actúan como analgésicos), cortisol (actúa como antiinflamatorio) y serotonina (actúa como antidepresivo).

Nivel del mesencéfalo, donde ocurre la activación de las neuronas de la materia gris, liberándose endorfinas que estimularán la producción de serotonina y norepinefrina.

Nivel de la médula espinal, donde se activarán las interneuronas de la sustancia gelatinosa y así la liberación de dinorfinas.

Síndrome de Dressler

El Síndrome de Dressler fue reconocido y caracterizado por vez primera por el cardiólogo polaco Dr. William Dressler en el año 1956. Es una complicación cardíaca que puede ocurrir después de pasadas 3 a 4 semanas de haber sufrido de una lesión aguda al miocardio (ataque cardíaco o infarto). Se caracteriza por la inflamación del tejido que envuelve al corazón (pericardio), sin embargo también puede afectarse el tejido que recubre a los pulmones.

Complicación que puede llevar a la acumulación de líquido en el pulmón, lo que se conoce como derrame pleural.

Causas del Síndrome de Dressler

Se cree que el Síndrome de Dressler es una patología de origen autoinmune, producto de la reacción anormal del sistema inmunológico del cuerpo humano, el cual libera anticuerpos en respuesta a una lesión. Se ha detectado la presencia en las células sanguíneas, de anticuerpos liberados para atacar determinados antígenos de origen miocárdicos o pericárdicos liberados al sistema inmunológico durante un infarto.

También ha sido relacionado con algún tipo de infección (viral) en estado latente o con el ingreso de sangre a la membrana del pericardio cuando ocurre un infarto agudo miocárdico y se medica con anticoagulantes vía oral (se piensa en esta opción puesto que los casos del síndrome han disminuido considerablemente en los últimos tiempos debido a que estos medicamentos no son utilizados actualmente para el tratamiento de este tipo de infartos). Este disturbio también puede ser el resultado de un ataque cardíaco, de una lesión traumática del corazón o inclusive darse posteriormente a una cirugía del corazón.

Síntomas del Síndrome de Dressler

El síndrome de Dressler también se conoce como síndrome post-infarto del miocardio, post-pericardiotomía o post-lesión cardíaca. La enfermedad presenta una serie de síntomas comunes a otras patologías cardíacas, por lo cual no siempre es fácil identificar su ocurrencia.

Las principales manifestaciones clínicas del síndrome son:

  • Fiebre
  • Taquicardia
  • ansiedad
  • Fatiga
  • Dificultad respiratoria
  • Malestar general
  • Dolor en el pecho similar al que se presenta cuando se produce un infarto, que se torna peor con la respiración y puede agravarse cuando el paciente se inclina hacia adelante, pudiendo irradiarse hacia el hombro izquierdo.

Cuando el paciente es sometido a auscultación cardíaca, puede escucharse la presencia de ruido del pericardio y cuando la auscultación es a nivel pulmonar se puede sentir la presencia de líquido en los pulmones.

Diagnóstico del Síndrome de Dressler

El diagnostico del síndrome se realiza con base en la historia clínica y por medio del examen médico, de la evaluación de los síntomas, y con la realización de exámenes que incluyen los siguientes procedimientos:

  • Auscultación
  • Exámenes sanguíneos
  • Ecocardiograma
  • Electrocardiograma
  • Radiografía de tórax

Tratamiento para el Síndrome de Dressler

Generalmente el síndrome no produce complicaciones, teniendo un buen pronostico clínico. No obstante pueden presentarse dos tipos de complicaciones que son:

-Taponamiento cardiaco: en el síndrome puede suceder un derrame pericárdico, produciendo un esfuerzo más por parte del corazón, debido a la presión que se ejerce sobre el órgano, lo que reduce su capacidad de bombear sangre eficientemente.

-Pericarditis constrictiva: condición que aparece cuando la inflamación crónica del pericardio hace que se formen cicatrices. Situación que hace que el corazón también trabaje de forma más intensa y menos eficiente.

El tratamiento tiene como objetivo principal controlar el dolor y disminuir el proceso inflamatorio, involucra la administración de antiinflamatorios al paciente (aspirina, ibuprofeno o naproxeno) así como de corticosteroides en el caso de que los primeros no actúen eficazmente; normalmente se administran durante un mes aproximadamente o hasta que los síntomas sean remitidos.

Cuando existen complicaciones, se puede someter al paciente a un drenaje para eliminar el exceso de fluidos (en algunos casos extremos la cantidad de líquido puede llegar a ser tan grande que complique el funcionamiento del corazón y los pulmones, en tal situación el tratamiento es quirúrgico) y en el caso de que el pericardio esté seriamente comprometido, debe realizarse su remoción quirúrgica (pericardiectomía). El corazón generalmente es capaz de funcionar de forma normal sin el pericardio.

El síndrome de Dressler es una dolencia que puede ser auto limitada, con valores bajos de complicaciones graves, no obstante si se diagnostica debe ser tratada como una emergencia.

Síndrome de Mendelson

El síndrome de Mendelson también llamado síndrome de aspiración bronquial, es una neumonía de tipo químico, producto de la aspiración por parte de las vías aéreas inferiores (pulmones) de sustancias toxicas (contenido gástrico ácido). El mismo se da por complicaciones producto de la anestesia y puede ser mortal.

La dolencia fue descrita por primera vez en 1946 por el obstetra y cardiólogo americano Curtis Lester Mendelson, en artículo científico titulado “The aspiration of stomach contents into the lungs during obstetric anesthesia” (la aspiración del contenido estomacal hacia los pulmones durante anestesia obstétrica), y publicado por la revista “American Journal of Obstetrics & Gynecology”.

En dicho trabajo Mendelson refiere que en 66 casos de mujeres embarazadas con problemas pulmonares, se observó aspiración del contenido gástrico hacia los pulmones, cuando estas fueron sometidas a parto vía vaginal bajo anestesia general reporta su observación en pacientes embarazadas con problemas pulmonares.

Causas del síndrome de Mendelson

La regurgitación o aspiración puede no ser percibida producto de la anestesia. Se piensa que con solo una pequeña cantidad de jugo gástrico (25 mL), es posible que se produzca el síndrome.

Hay diversos factores de riesgo que pueden condicionar el retardo en el vaciado gástrico, el volumen elevado del mismo, problemas a nivel de laringe o mal funcionamiento del esfínter esofágico inferior.

Entre dichos factores de riesgo se encuentran:

  • Poco nivel de conciencia
  • Ingestión reciente
  • Cirugía de urgencia
  • Parálisis del íleo
  • Oclusión intestinal
  • Hemorragia a nivel del tracto digestivo
  • Hernia hiatal
  • Reflujo gastroesofágico
  • Poca sensibilidad de la laringe por edad avanzada
  • Ansiedad y estrés
  • gravidez
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Uso de algunos medicamentos como opiáceos y anti colinérgicos
  • Consumo de alcohol
  • Problemas neuromusculares
  • Enfermedades esofágicas como acalasia, esclerodermia y diverticulosis.
  • El tipo de cirugía (esofágica, abdominal alta)

Síntomas del síndrome de Mendelson

El cuadro clínico del paciente puede variar, desde ser asintomático hasta presentar diversas condiciones clínicas como pueden ser:

  • Deficiencia del volumen de oxigeno sanguíneo o hipoxemia.
  • Fiebre
  • Tos
  • Edema pulmonar
  • aumento de la frecuencia respiratoria sobre los valores normales o taquipnea
  • disminución del volumen pulmonar o atelectasia
  • Síndrome de dificultad respiratoria aguda o SDRA.
  • Disnea
  • Bronco espasmo
  • Crepitaciones difusas
  • Hipoxia
  • Hipotensión
  • Cianosis

Debido a que la aspiración también se puede dar de forma silente, la presencia de alguno de estos síntomas debe ser una alerta para definir que esta se efectuó.

Si una vez producida la aspiración el paciente no muestra ninguna de estas sintomatologías y no requiere de oxigeno en las primeras dos horas de ocurrida, el pronóstico es positivo.

En caso de que se note una mejoría inicial y posteriormente ocurra algún deterioro en las condiciones del paciente, se debe sospechar de una infección bacteriana severa o del bloqueo repentino de una arteria pulmonar (embolia pulmonar).

Tratamiento del síndrome de Mendelson

El tratamiento básico para el síndrome es de soporte e incluye lo siguiente:

En el caso de haber bronco aspiración, con la finalidad de prevenir que el material aspirado se disemine se debe realizar una aspiración de la tráquea de forma inmediata y la medida del pH , antes de comenzar la ventilación, ya que el ácido del mismo puede producir lesiones de forma muy rápida

Debe ser realizada la oxigenación de cualquier forma.

Presión positiva continua (CPAP) aplicada inmediatamente de haberse establecido la lesión pulmonar.
Intubación y Aplicación de presión positiva al final de la espiración (PEEP), la cual se utiliza para ventilar de forma mecánica al paciente que no está consciente.

Si el material aspirado es sólido se debe realizar una broncoscopia para evitar la obstrucción de las vías aéreas.
Se debe mantener la vigilancia o monitoreo constante del paciente

En caso de aparecer indicios clínicos de infección, como fiebre, leucocitosis o infiltrado de los pulmones, se debe comenzar con antibioticoterapia.

Posteriormente se requerirá tratamiento de soporte como fisioterapia torácica, oxigenación, uso de broncodilatadores y humectación.

Prevención del síndrome de Mendelson

La prevención del síndrome incluye varias etapas que incluyen el uso de fármacos destinados a disminuir la secreción estomacal (como la ranitidina); la atención permanente del anestesiólogo durante la cirugía para evitar complicaciones, dominio por parte del cuerpo médico tratante de las técnicas de laringoscopia e intubación traqueal para actuar de manera inmediata en el caso de que se requiera; en el caso de paciente de obstetricia se debe observar la posición correcta de la mujer embarazada en la mesa de operaciones (levantamiento ligero de la cabeza).

Aunque actualmente la incidencia de este síndrome es baja, se debe prevenir con las medidas adecuadas debido a que dicho síndrome es responsable por algunos casos de muerte durante el proceso de anestesia.

Síndrome del túnel carpiano

La zona de la muñeca que permite el ingreso del nervio mediano es un canal estrecho llamado túnel del carpo, por este canal también pasan los 9 tendones responsables por los movimientos de los dedos. Cualquier alteración que disminuya el espacio dentro del túnel puede llevar a la compresión del nervio mediano, causando los síntomas típicos del síndrome del túnel carpiano; la mayoría de las veces esta compresión se da por inflamación de las estructuras del interior del túnel carpal, como los tendones. El síndrome hace que la persona que lo padece tenga dificultad para agarrar objetos por mucho tiempo, además de presentar una sensación de adormecimiento de la región.

Factores de riesgo

El síndrome del túnel carpiano es una condición bastante frecuente, que afecta en promedio entre el 1 y el 5 % de la población; es más común en las mujeres.

Se habla de factores de riesgo puesto que en muchos casos no es posible identificar la causa exacta del síndrome. Actividades en la que los movimientos se repitan con frecuencia y que producen flexiones o extensiones prolongadas, o que imponen presión sobre las manos y puños, aumentan los riesgos de inflamación de los tendones, favoreciendo así el pinzamiento del nervio mediano.

Además de la inflamación mecánica causada estos movimientos, hay una serie de condiciones que pueden aumentar el riesgo de padecer de este síndrome, algunas de ellas son:
Obesidad
Embarazo
Diabetes
Artritis reumatoide
Fractura del puño
Hipotiroidismo
Lupus
Predisposición genética
Alcoholismo
Leucemia
Drogas inhibidoras de la aromatasa
Amiloidiosis (afección relacionada con producción anormal y excesiva de proteínas)
Sarcoidosis (una inflamación de los nódulos linfáticos y diversos tejidos del organismo)
Mieloma múltiple (tipo de cáncer de la médula ósea)

El síndrome del túnel carpiano también se puede presentar en personas que no presenten ninguno de los factores de riesgo citados.

Síntomas del túnel carpiano

Sus síntomas principales son dolor y parestesia (hormigueo y pérdida de sensibilidad) en la región de la mano. El dolor puede ser agravado por la extensión o flexión de los puños; actividades sencillas pueden ser suficientes como para desencadenar el dolor.

Si no se trata el cuadro acostumbra a empeorar con el tiempo, pudiendo llevar a alteraciones motoras, con debilidad para mover los dedos. El paciente puede volverse incapaz de sostener objetos.

Al contrario de lo que se piensa, trabajar con el computador por varias horas no parece estar asociado a un mayor riesgo de desarrollar el síndrome.

Diagnóstico del síndrome del túnel carpiano

Generalmente el diagnóstico del síndrome del túnel carpiano es clínico, y puede ser comprobado por la realización de una electroneuromiografía, ya que esta evalúa la conducción nerviosa.

Existen varias pruebas físicas que ayudan en el diagnóstico, ya que desencadenan el dolor típico del síndrome, estas son:

Maniobra de Phalen: consiste en la flexión máxima de los puños, con el dorso de las manos apoyado uno en el otro, durante 60 segundos. Una prueba positiva de esta maniobra resultará en el entumecimiento en la distribución del nervio mediano. Mientras antes se inicie el entumecimiento, más avanzado estará el síndrome.

Prueba de Tinel: se hace percusión del nervio mediano en la región del túnel del carpo. Esta provocará sensación de hormigueo en la distribución del nervio.

Prueba de Durkan: se realiza la compresión del carpo, o se aplica una presión firme a la palma de la mano sobre el nervio durante medio minuto para provocar los síntomas.

Prueba de elevación de la mano: se le pide al paciente elevar la mano durante 2 minutos para detectar si esto induce los síntomas típicos del síndrome

Tratamiento del síndrome del túnel carpiano

En casos ligeros el descanso del puño, uso de hielo local e inmovilización con férula, pueden ser suficientes para disminuir el edema y aliviar los síntomas.

En casos moderados una buena opción es la infiltración con corticoides.

En situaciones graves se indica la cirugía, con el objeto de descomprimir el túnel carpiano y liberar el nervio mediano a través de un corte en el ligamento carpal transverso.

En el caso de que las causas del síndrome estén asociadas a hipotiroidismo o artritis reumatoide, el tratamiento de estas enfermedades ayudará a mejorar la compresión del túnel.

Síndrome de Muerte Súbita del Lactante

Es la muerte abrupta e imprevisible de un bebé, se conoce también como muerte en la cuna, puesto que sucede cuando el bebé duerme la siesta o durante la noche. Es una de las principales causas de muerte de los lactantes y la mayoría de las veces sucede durante los primeros 4 meses de vida.

Causas del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante

No se conoce a ciencia cierta cuáles son las causas principales del síndrome; médicos e investigadores diversos han llegado a la conclusión de que no se trata de un factor único, y si de una combinación de factores. Entre los cuales se pueden incluir:

  • Deficiencia anatómica en el cerebro: se han encontrado pruebas de que algunos bebés que murieron debido al síndrome tenían alguna anomalía o inmaduridad del tronco cerebral, que es el que controla la respiración y la capacidad de despertar durante el sueño a manera de mecanismo de protección.
  • Anomalías del sistema inmunológico: se ha encontrado que el sistema inmunológico de algunos bebés con el síndrome genera un número de glóbulos blancos y proteínas superior a lo normal, lo cual puede influir sobre el funcionamiento del cerebro y alterar el ritmo cardíaco y la respiración durante el sueño o hacer que el bebé entre en un sueño muy profundo.
  • Disturbios metabólicos e irregularidades del latido cardíaco: existe la posibilidad de que los lactantes con algún disturbio metabólico sean más susceptibles de padecer del síndrome; si por ejemplo no tienen alguna enzima especifica como la acil-CoA deshidrogenasa de cadena media, pueden ser incapaces de procesar los ácidos grasos. Además la acumulación de estos ácidos puede provocar la interrupción rápida y fatal de la respiración y de la función cardíaca.

En teoría, cuando un bebé con cualquiera de estos problemas es confrontado con una situación más compleja, como dormir de bruces y respirar demasiado dióxido de carbono, inhalar humo de cigarrillo, tener alguna infección respiratoria o estar sometido a un ambiente muy caluroso; entonces tiene mayores probabilidades de morir por causa del síndrome.

Además de estos problemas los riesgos de padecer del síntoma son mayores si se cumplen algunas de estas situaciones:

  • Dormir boca abajo
  • Ser acostados sobre ropa de cama o colchones muy blandos
  • Haber tenido hermanos que murieron del síndrome
  • Estar muy abrigados, o dormir en una habitación muy calurosa
  • Haber nacido de forma prematura o con muy bajo peso
  • Estar expuestos a inhalar de forma pasiva el humo de cigarrillo
  • Que la madre fumara o consumiera drogas durante el embarazo
  • Ausencia de cuidados pre-natales de la madre o durante los 3 últimos meses del embarazo
  • Ser hijo de madre adolescente

Estrategias Para Disminuir los Riesgos de Padecer del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante

Algunas recomendaciones para mantener seguro al bebé y disminuir los riesgos del síndrome son:

  • Certificarse de que los cuidados pre-natales son regulares y oportunos, incluyendo consultas medicas frecuentes
  • Mantener una buena alimentación durante el embarazo, no consumir drogas ni alcohol.
  • Utilizar un colchón duro en la cuna del bebé de manera que el mismo no se hunda en el colchón
  • No utilizar mantas con pelo, colchas gruesas debajo o encima del bebé
  • Retirar todos los juguetes o almohadas de la cuna a la hora de dormir
  • Colocar siempre al niño con la barriga hacia arriba para dormir. Para mantenerlo de espalda colocar una toalla doblada en los dos lados del bebé de forma que este se pueda acomodar sin moverse
  • Evitar temperaturas muy elevadas en el cuarto del niño, no vestir con exceso de ropa durante la noche
  • Llevar al niño al médico para sus consultas de rutina y mantener las vacunas correspondientes al día
  • No fumar nunca cerca del bebé ni en el cuarto donde duerme
  • De ser posible amamantar siempre al bebé para mantenerlo saludable, por lo menos durante los primeros seis meses de vida, se ha comprobado que el síndrome es menos frecuente en los niños alimentados con leche materna
  • Cuando el niño esté despierto puede ser colocado con la barriga hacia abajo para jugar, esto ayudará a fortalecer los músculos del cuello y la espalda
  • Mantener destapada la cabeza del bebé para dormir, no usar gorros.
  • Acostar al bebé con los pies tocando el fondo de la cuna para evitar el riesgo de que se ruede por debajo de las sábanas
  • No colocar al bebé en la cama de los adultos para dormir, debe dormir en su propia cuna
  • El uso de chupetes parece estar asociado con la disminución del riesgo de sufrir del síndrome
  • Si el lactante no respira o el corazón no late, comenzar inmediatamente las maniobras de reanimación cardio-respiratoria y llamar al servicio de emergencia

Diagnostico del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante

Lamentablemente y al contrario de la mayoría de las enfermedades que se diagnostican por los síntomas específicos presentados, el síndrome de muerte súbita del lactante solo se puede diagnosticar después que ocurre el fallecimiento. Este se efectúa por la revisión de la historia clínica del menor, el medio ambiente en el cual vive, lo cual permite saber si fueron otras las causas del óbito (accidentes, maltrato infantil, enfermedades no diagnosticadas, etc.) y por medio de autopsia.

Vídeo sobre la muerte súbita del lactante

Aquí os dejamos un documento gráfico del pediatra Jesús Garrido acerca del síndrome que nos ocupa, detallando causas y ciertos tips para asegurar la vida del bebé.

 

Espero que os haya gustado el artículo de hoy que nos habla sobre la seguridad de nuestros pequeñines. Como siempre, te pedimos que compartas este artículo en tu red social favorita.

Síndrome subacromial

El síndrome subacromial es una patología dolorosa debida a lesiones en el manguito rotador, donde se da una compresión del tendón del musculo supraespinoso durante el movimiento de elevación del brazo y en la fase de retorno a la posición de reposo.

Esta dolencia, también conocida como síndrome de impactación afecta a atletas, amas de casa o trabajadores que trabajan con el brazo levantado por encima del hombro, jugadores de voleibol, baloncesto, cargadores de pesos, nadadores, pintores, etc.

Causas del síndrome subacromial

Muchas veces, los pacientes que sufren del síndrome subacromial presentan un acromión (parte más alta y externa del omóplato) con una curvatura hacia abajo que reducirá el espacio subacromial a través del cual corre el tendón supraespinoso.

Esto se produce por razones traumáticas, debido a artrosis, en lanzadores y atletas que juegan con el brazo encima de la articulación.

Otra causa conocida del síndrome es una tenosinovitis, que es la inflamación de la membrana sinovial que cubre el tendón, la cual es una especie de canal lubricado que reduce el roce y evita inflamaciones y degeneraciones. Cuando la actividad o trabajo se hace repetitivo con respecto a la elevación del brazo por encima de 85 a 90º con respecto al tronco, entonces se puede causar una tenosinovitis.

Otras causas que pueden reducir el espacio subacromial son:
Inflamación de los tendones.
Tenosinovitis.
Inestabilidad en el hombro.
Bursitis (inflamación de la bursa entre el acromion y la cabeza del humero).
Formación de osteofitos (protuberancias óseas con forma de espuelas, que denotan la presencia de una enfermedad degenerativa y calcificación ósea).

Síntomas del síndrome subacromial

Generalmente las inflamaciones del manguito rotador causan tumefacción y rigidez en el hombro. Se pueden sentir puntadas cuando se intenta levantar el brazo, sintiéndose también cuando se baja el brazo.

Al inicio del síndrome subacromial los síntomas pueden ser leves, por lo cual los pacientes no se someten a terapias y el síndrome avanza.

En líneas generales los síntomas pueden ser:
Molestias que están presentes tanto con actividades como en reposo
El dolor puede irradiarse hacia la parte delantera del hombro y para el lado externo del brazo
Dolor súbito al levantar objetos y durante la ejecución de ciertos movimientos
Los deportistas que deben llevar la mano sobre la cabeza para jugar sienten puntadas durante el lanzamiento, por ejemplo los jugadores de tenis
Con la evolución del síndrome, los síntomas empeoran, y pueden ser:
Dolores nocturnos
Reducción de la amplitud del movimiento
Dificultad en ejecutar movimientos que requieran colocar el brazo hacia atrás, como abotonarse el sostén
Movimientos dolorosos
Dificultad para dormir, pues se dificulta encontrar una posición en la cual no se sienta dolor, lo cual produce cansancio y estrés

Diagnóstico del síndrome subacromial

El diagnóstico preciso del síndrome subacromial requiere de una historia clínica completa y un examen físico así como análisis de imágenes.

Hay unas maniobras clínicas clásicas para el diagnostico del síndrome conocidas como maniobra de Neer y de Hawkins, la primera diagnostica el impacto en la región más próxima al acromion y la segunda el impacto a lo largo del arco acromial.

Entre los análisis de imagen para diagnostico están las radiografías para evaluar cualquier anormalidad ósea y el ultrasonido y la resonancia magnética para evaluar específicamente al manguito rotador. Otro examen que puede ser recomendado es la tomografía computadorizada para evaluar el grado de atrofia muscular en las lesiones crónicas.

Tratamiento del síndrome subacromial

El tratamiento inicial del síndrome subacromial no es operatorio y suele comenzarse con fisioterapia para reducir la intensidad del dolor. Es muy importante que el programa de fisioterapia sea intenso, con refuerzo muscular especifico y que el paciente esté consciente de que debe seguir la rutina de la misma y cumplir con el plan trazado por el fisioterapeuta, con una duración mínima de 3 meses de forma diaria.

También es relevante que al manifestarse el síndrome se identifiquen los factores que predisponen al paciente a padecerlo para así realizar su corrección, por ejemplo los malos hábitos de postura como son la posición en el trabajo, hábitos para dormir, errores en la ejecución de movimientos durante la práctica de algún deporte, etc.

Si el dolor es persistente y no responde de forma adecuada a los tratamientos iniciales, se indicará la cirugía; hoy en día se realiza por medio de artroscopia, con lo cual el procedimiento quirúrgico se hace menos invasivo.

Vídeo: Cirugía en hombro

Por último, os dejamos con un vídeo en el que se puede ver una intervención de un hombro de alguien con síndrome subacromial, así como una explicación de los especialistas encargados de realizarla.

Estamos seguro que hoy has aprendido muchas cosas acerca de esta dolencia de una zona algo olvidada, el hombro. Si ha sido de tu agrado, sólo te pedimos que compartas la información a través de tu red social favorita, algo que no te llevará más de 10 segundos.